De pronto me dolía mucho…

Hace tiempo cuando comencé a entrenar, preparandome para mi primera carrera de ultradistancia (50k Cañon de Mariposas) me ocurrió algo curioso al cambiar de tenis para correr. Ya había logrado entrenar 5 días a la semana por 6 semanas y aún lo hacía con mis viejos y confiables tenis Ascics que aprendí a amar cuando jugaba Volley-Ball, hace muchos años cuando eran los tenis con la mejor suela y además eran super baratos. Ya estaban rotos, tenía más de 2 años con ellos y decidí ir a buscar algo más moderno.

En el outlet de innova sport de Humberto Lobo me encontré con una marca que era poco familiar para mi. Me la habían recomendado y yo había leído muy buenas cosas de ella en Internet, la marca es Newton (también el nombre me gustó) me los medí y me gustaron, nunca había pisado algo tan suave. Comencé a usarlos para caminar por una semana antes de correr con ellos.

Llego el momento de correr con mis Newton y me fue bien, seguí entrenando como lo había venido haciendo, ya faltaba poco para la carrera y de pronto comencé a sentir que mi chamorro se iba tensando cada vez más hasta que ya no podía correr, ni caminar.

Pensé que había entrenado de más, descanse una semana y trate de correr 5k con mis tenis nuevos otra vez y al kilómetro 2 ya no podía más. Volví a reposar y para esas fechas llegaron mis tenis nuevos para trail, unos adidas Terrex que tenían una suela similar a la de los ascics. Los estrené con 20 kilómetros de asfalto y nada de dolor. Para la siguiente semana ya pude correr sin dolor con mis Newton, pero en distancias largas sentía la tensión en el chamorro de mi pierna izquierda. Logré llevarlos hasta 30k dos veces antes de la carrera.

En ese entonces no logré descifrar porque me pasó eso y no volví a sentirlo hasta el año pasado cuando comencé a correr en huaraches Tarahumara. Pregunté a mis compañeros del equipo Kamargs que ya tenían mucha más experiencia corriendo en huaraches y la respuesta fue rápida y concisa : “si, es normal. Eso siempre pasa cuando cambias a calzado con menos Drop”.

Si, así de fácil. La diferencia entre la altura de tu calzado afecta a los músculos de los chamorros. Les exige más elongación cuando esa diferencia de altura entre el area de los metatarsos y el talón es menor.

O esperas la adaptación o cambias los tenis. Yo me aguante sin querer…

Si acostumbras usar zapatos o zapatillas con tacon alto seguramente los músculos de tu chamorro son más cortos que si no usaras esos taconsotes.

Forerunner 35 reemplazo de correas

El Forerunner 35 de Garmin es un buen reloj. Lamentablemente por azares del destino el sujetador de la correa del mio se rompió y me vi en la necesidad de buscar un reemplazo. Pe se que sería fácil… 😁 pero no, no lo es. No encontré ni siquiera las correas completas para este reloj (el cual venden con correas de muchos colores). Solo que en Monterrey no las encontré de venta por separado. Así que pensé pedirlas por Internet y que sorpresa me llevé al ver que tampoco Garmin las vende por internet. Todo lo que encontré fueron unas imitaciónes de china en Amazon de Estados Unidos a 9 dólares. Así que las compre. Me llegaron muy rápido y sin problemas.

El kit incluye las correas, tornillos y herramienta para realizar el reemplazo.

El reemplazo es fácil, quitas los tornillos y jalas las correas con cuidado, las correas tienen unos clips que las aseguran al reloj y al quitarlas y colocarlas hay un poco de resistencia.

Al final me di cuenta que las correas chinas aún y que se ven bien y son funcionales, no son como las originales y siendo que las mías no tienen nada malo (solo me faltaba el sujetador) , terminé por quitarles el sujetador y seguir usando mis correas hasta que se acaben y me quedé las chinas de repuesto para el futuro.

21km Carrera Tarahumara 2018

Hace 5 años en 2013 me inscribí a la versión 5k de esta carrera. Entonces, yo no corría ni entrenaba. Pensaba que las distancias mayores a 1600 metros no eran para mí. De verdad lo creía con mucha convicción… Muchas cosas an pasado y mis creencias an cambiado. Hoy corrí la versión de 21 kilómetros por segunda vez en mi vida. En 2017 llegué a la carrera sin saber como administrar mi energía corrí muy bien los primeros 5 kilómetros y luego me desinfle por completo.

Este año aún y que no me he preparado a conciencia llegue con más experiencia y un mejor plan. Ese plan era correr los primeros 10 kilómetros en una hora y después acelerar poco a poco hasta completar la segundaitad.

En la ejecución del plan las cosas salieron mayormente bien:

En los primeros cinco kilómetros Cinthya y yo arrancamos casi al final de la manada. Íbamos tranquilos a un paso constante de 7:30min/km el primer kilómetro, pasamos a 7:00min/km los siguientes dos y los kilómetros 4 y 5 los corrimos a 6:45.

La siguiente etapa era completar los siguientes 5 kilómetros a un paso cómodo para mí y que según yo, era ligeramente abajo de 6:00min/km y así fue.. 5 kilómetros a un ritmo por debajo de 6min/km.

La tercera y última etapa era liberarme poco a poco para hacer cada kilómetro más rápido que el anterior hasta que mi corazón llegara a latir cerca de los 188 latidos por minuto y de ahí en adelante mantener el ritmo. Todo iba saliendo muy bien, cada kilómetro soltaba un poco más las piernas y yo seguía sintiéndome bien oxigenado y podía respirar tranquilo. En el kilómetro 14 iba a ritmo de 4:52 min/km. Sintiendome super bien, ya mi corazón iba latiendo a 184 latidos por minuto y sabía que eso es más o menos lo máximo que puedo mantener hasta el final y ahí fue donde llego una etapa improvisada…

La última etapa de la carrera que no había planeado era una de supervivencia. Al ver que mi corazón ya estaba latiendo en el rango que yo quería decidí terminar la carrera a ritmo de 5min/km. Lamentablemente, las piernas cedieron a la fatiga. No he fortalecido mis cuádriceps y se cansaron antes de lo que yo creía… Mis rodillas comenzaron a dolerme muchísimo. Del kilómetro 15 en adelante cada vez iba más despacio, hasta llegar a ritmo de 6:32min/km en el kilómetro 20… Ese 20 fue el más doloroso y el 21 fue el más triste porque ya no pude cerrar fuerte, solo aguante el dolor y llegué trotando.

Al final me gusto la carrera y disfrute cada etapa… Me di cuenta que mi flojera de no fortalecer me costó más de 5 minutos en mi tiempo… Pero llegué muy fresco, eso me dice que tengo un buen motor (el corazón) y le puedo llevar oxígeno con mucha eficiencia a los músculos.

El tiempo de chip: 2 horas 5 minutos y 4 segundos

En la actividad de strava salió:

Mejor 5k: 24:55

Mejor 10k: 52:24

Y mejor medio maratón: 2:04:26

Ver actividad en este link de aquí.

Corriendo al trabajo

Desde que somos pequeños muchos hemos tenido que realizar un traslado diario, de la casa a la escuela, de la escuela a la casa o al trabajo. El año pasado leí una publicación acerca de unas personas que realizaban su traslado al trabajo corriendo, dos veces por semana (aquí pueden encontrar ese artículo). Desde ese día me dieron ganas de intentarlo…

Me puse a buscar la ruta en Google maps. La ruta más corta que encontré es de 17 km. Yo tracé otra ruta en por donde he visto que hay banquetas y parques por donde puedo correr con seguridad. Esa ruta incluye unos 8 kilómetros del parque Río La Silla. La semana pasada decidí que lo haría ya sin postergarlo más. Sabía por dónde irme y ya solo me faltaba hacerlo. El jueves me llevé un cambio de ropa extra al trabajo para dejarlo ahí junto con mis zapatos que tengo siempre en mi cajónera. El jueves en la noche le di una revisión rápida a la ruta (parecía que la ruta que elegí era de 20 kilómetros) no me importo solo revisé el pronóstico del clima y preparé mi ropa para la aventura. El plan era despertar a las 4am para salir a las 4:30am de la casa, en caso de que fueran 20 kilómetros tendría un colchón de 1 hora para perderme, caminar un poco y cruzar con cuidado las calles. Me dormí a las 22:00 hrs.

Me desperté a las 3 am y decidí esperar el sonido del despertador. Se me pasó y volví a despertar hasta las 4:30. Me desanime y en eso despertó Cinthya y me preguntó si ya me iba. Le contesté que ya no lo haría porque se me hizo tarde, ella me dijo que si alcanzaba. Y… en realidad si, todavía tenía 3 horas y eso era más tiempo del que he necesitado para correr 20k. Me anime y comencé a alistarme. Reloj con pila completa, celular con pila completa, chaleco de hidratación, dinero en efectivo, cartera y el gafete del trabajo. Me despedí de Viki, me freno para tomarme una foto y sali a las 5:15 de la casa. Preparé el reloj para registrar la carrera y en cuanto hizo sus pillidos para avisar que estaba listo para arrancar, presione el botón y comenzamos a trotar.

El primer objetivo era llegar al río La Silla, a dos kilómetros de mi casa entre al camino de concreto que pusieron en el río. Los primeros 5 kilómetros esta obscuro porque el alumbrado público no funciona, después encuentras unas secciones que si están alumbradas, de vez en cuando reviso Google maps en mi celular porque tengo que ver donde me voy a salir del ríos, solo se que debe ser después de pasar el estadio de los rayados. También aprovecho para decirle a Viki donde voy y que sepa que estoy bien. Durante todo el río no me encontre a nadie, andaba yo solo por ahí escuchando aves, insectos y el correr del agua. Llego el momento de salir del río, casi 10k exactos, me puse a validar y verificar que estaba en la calle correcta y me tomé mi tiempo, no importaba perder unos minutos. Seguí adelante ya por la calle que conozco y esta fue la parte más cansada, tenía que ir concentrado cuidándome de los carros cuando me encontraba una banqueta bloqueada y tenia que usar la carretera. Ya comenzaba a haber más tráfico por las escuelas que hay por esa zona. Llegué hasta el boulevard Revolución y ahí mandé otro mensaje a Viki, seguí hasta tomar boulevard Acapulco donde hay una pendiente muy buena y rápido llegas a Blvd. Lázaro cárdenas, ya de ahí considere subir hasta Calzada fundadores pero mejor no porque eso me tomaría más tiempo, seguí adelante. Vi un perrito lastimado pero ya su dueña lo estaba atendiendo. Más adelante me encontré otro perro y nos saludamos, me acompaño unos metros y regresó con su dueña. Seguí adelante ya este tramo era puro trámite… A 100 metros de mi trabajo me encontré a mi compañero Cesar y caminamos platicando hasta llegar y ahí detuve el reloj: 21.3km en 2 horas 27 minutos 39 segundos. Faltaban 15 minutos para las 8. Me dio tiempo de pasar al baño, quitarme el sudor con toallitas húmedas, peinarme y salir como si me hubiera bajado del carro.

Actividad: Garmin Connect

No todo es felicidad al bajar de peso

Todos creen que al bajar de peso todo es felicidad.

La realidad siempre es un poco más compleja. Lo primero que te da justo en el orgullo es que ya no tienes el mismo desempeño al momento de subir a un “sube y baja” (subibaja) y te la pasas arriba… 😁 Después, la ropa que te acababas de comprar ya no te queda “uy que padre!” dice la gente, pero ellos no son los que parecen Clavillazo (o un pachuco) con los pantalones todos flojos. Después, llega el frío y te das cuenta que ahora necesitas más ropa porque ahora si te da frío… Alguna vez se te ocurre ayudar a cargar una mesa que ya habías cargado antes pero esta vez te tambaleas porque te faltó calcular la pérdida de contrapeso para ajustar la posición del cuerpo. Esas son algunas de las cosas que he experimentado yo. También están otras que he visto y que son causa de pena, pudor y hasta sufrimiento para la gente ha logrado transformar su cuerpo; las estrías, el exceso de piel restante y otras cosas por las que cualquier persona puede llegar a sufrir. Aún con todos los efectos secundarios, cambiar tus hábitos por unos más saludables trae una infinidad de beneficios físicos y psicológicos, a cambio de perseverancia y voluntad por vivir mejor.

Yo estoy agradecido por que mi peor problema fue el día que se me andaban cayendo los calzones porque ya no me quedaban.

Que padre pero yo no puedo

A lo largo del tiempo he escuchado y he dicho “que padre, pero yo no puedo”. En los últimos tres años lo he escuchado más en respecto a correr. En Febrero de 2014 decidí inscribirme a la carrera de 5k que organiza Home Depot cada año en apoyo a la Fundación Tarahumara gracias a la insistencia de una gran amiga que hasta ahora le agradezco. La razón era que yo quería escalar mejor y uno de los consejos más básicos era “mejora tu composición corporal” y pensé que corriendo carreras los fines de semana lo lograría. En ese momento de mi primer carrera mucha gente comenzó a decir “que padre, pero yo no puedo”; porque son muy temprano, porque no corro ni a la esquina, porque no me gusta pagar por correr, porque no es para mi, porque no estoy loco, porque mis rodillas, porque es aburrido y porque no. Y todas esas razones son las mismas por las que yo no entrenaba para las carreras… Un año despues, un día alguien me comento de las carreras en montaña y la verdad eso sonaba muy bien, correr en un lugar que me gusta muchísimo… Casi perfecto, lo malo es que se trataba de distancias de más de 42 kilómetros. “Ultramaraton”, hasta el nombre suena a que te va doler mucho. Y esa persona que sembró en mi la semilla acerca de las carreras en montaña me regaló algo que me acompañará toda la vida. El gusto, la convicción de mejorarme a mi mismo solo para mostrarme que cualquiera puede terminar un Ultramaraton; comencé a entrenar. Tres días por semana después del trabajo. no era mucho pero suficiente como para aprender algunos límites de mi cuerpo. Y así, con un poco menos de sobrepeso, mejor condición y una mentalidad diferente. Termine mi primera carrera de 50 kilómetros. Nadie te va poder describir lo que se siente llevar tu cuerpo y tu mente al borde más cercano de su máxima capacidad. Pero cualquiera te puede confirmar que es asombroso y que esos límites están más allá de cuando tu cuerpo te dice que ya no puedes, y aún más allá de cuando tu mente comienza a pedirte que te rindas. Tu límite se encuentra mucho más allá de las lágrimas y del dolor, tu límite lo puedes encontrar una vez que te destruiste física y mentalmente. Es ahí que encuentras algo que no sabías que tenías. Días o semanas después te recuperas y es seguro que no eres la misma persona que pulverizaste, ahora eres diferente y te quedas tan solo con una nueva frase cada que vez que te enteras de algún reto nuevo: “que padre, yo quiero hacer eso” y una nueva incertidumbre “¿podré hacerlo mejor?”

Un mapa extraño que ilumina al mundo

Mucha gente ya conoce Strava y mucha gente ya sabrá que en Strava hace algunos años los ciclistas, corredores, nadadores, snowboarders, atletas en general que practican diversos deportes de forma recreativa, profesional y hasta olímpica de todo el mundo an ido compartiendo detalles de sus actividades en Strava.com. Esos detalles son las rutas recorridas, mediante un registro de puntos GPS (latitud y longitud), también la velocidad en diferentes secciones de la ruta, referencia de altímetro y hasta fotos del recorrido antes, durante y después de terminado el entrenamiento. A los atletas les sirve para visualizar su desempeño en la actividad y también pueden comparar y agrupar actividades para analizarlas y realizar ajustes en sus planes de entrenamiento.

Strava que gana? Nada… No es verdad. strava gana muchos datos (billones y billones de registros de actividades). Ya todos saben que la información es poder, pero antes de obtener ese poder primero hay que recolectar los datos crudos. Ya que tienes los datos entonces puedes agruparlos, ordenarlos y extraer valiosa información.

Y después, ya que tienes mucha información y mucho poder… Puedes hacer lo que todos hacemos todas las noches… “Tratar de conquistar el mundo Pinky”. Eso ó le empiezas a vender servicios a empresas y gobiernos. Strava tomó toda esa información y creó un mapa de calor donde se visualiza los lugares donde la gente practica diferentes deportes. Entre más actividades se realizan por una calle más “caliente” se ve esa calle en el mapa.

En la siguiente imagen pueden apreciar parte del área metropolitana de Monterrey…

Mapa de calor Monterrey

Para los que les da miedo compartir sus datos. Strava te permite optar por no incluir tu información en su set de datos mediante diferentes configuraciones como Actividades Privadas, Actividades dentro de la zona segura configurada por usuarios y mediante la configuración específica donde le dices a strava que no quieres que incluyan tus datos en sus servicios a terceros.

El mapa está hecho con:

  • Mil millones de actividades
  • 3 trillones de puntos de latitud y longitud
  • 13 trillones de pixeles
  • 10 Terabytes de datos crudos
  • Suma total de 27 mil millones de kilómetros
  • 200 mil años de tiempo registrado en las actividades
  • 5% de la superficie del planeta cubierta por cuadrícula

Que loco, no?

Haz clic en el siguiente link para ver el Heat Map (si quieres, si no pues no)