Maratón LALA 2018 reporte de carrera

Ver carrera en Strava

Video Maratón LALA 2018

El proceso comienza con el traslado a Torreón. Normalmente vamos en la camioneta cuando viajamos a Torreón, pero esta vez sabíamos que ni Cinthya ni yo estaríamos aptos para manejar después de la carrera. Candi nos hizo el favor de pasar a nuestra casa por nosotros. Así que saliendo del trabajo el viernes es fuimos a comprar los boletos de autobús. Compramos boleto para el viaje de las 23hrs. Nos fuimos rápido a la casa para dejar todo listo (dejarles comida y agua a los 7 gatos y a la perra) preparamos nuestras cosas para el viaje y llego candi por nosotros.

Ya en la central esperamos nuestro autobús, una señora de ómnibus nos trató muy cordialmente cuando le preguntamos si había llegado ya nuestro autobús. En el viaje vimos unas películas y nos quedamos dormidos. Ya casi llegando a Torreón yo desperté, supongo que todavía traigo programado el viaje de tantas veces que lo he realizado. Llegamos a las 3:30am. El cajero Bancomer de la central ya no esta y ninguno de los dos traía efectivo. Decidimos caminar los 20 minutos que son desde la central a mi casa. Llegamos a las 4am y nos acostamos a dormir un rato.

Yo desperté a las 9 y salude a mi papá y a Dulce. Se andaban poniendo de acuerdo para ver quien nos llevaba a recoger el Kit y habían quedado que Dulce nos prestaría su carro, solo teníamos que llevarla al trabajo. Entonces la llevamos, compramos los boletos de regreso a Monterrey, regresamos a la casa para almorzar barbacoa que compro mi papá. Cinthya se cambio y nos fuimos a por el número y kit de la carrera. Mi papá me encargo dos playeras de las que estarían vendiendo para la gente que iba a echar porras. Unas playeras en varios colores con mensajes de aliento que costarían 55 pesos.

A las 12 llegamos a plaza 4 caminos y encontramos un espacio libre en la esquina más lejana del estacionamiento del nivel 1. Llegando al nivel 2 nos recibieron unos voluntarios y nos indicaron que teníamos que pasar a llenar la carta responsiva antes de formarnos para el registro y así lo hice. La fila duró unos 15 minutos en lo que llegamos al registro y la persona que me entregó el número fue de lo más amable que yo haya visto jamás. En fin, me explicó que tenía que pasar por los stands de la feria deportiva y al salir de ahí me entregaban el kit con los regalos de los patrocinadores.

Dentro de la sección de patrocinadores había muchas ofertas en productos Garmin, geles, ropa, calzado y más. Yo me compre unos geles para la carrera y pasé a comprar las playeras que me pidió mi papá. Ahí tuvimos una gran prueba de paciencia con tres señoras que pedían ver las playeras en todas las tallas y colores. Una señora pidió ver todas y al final no compró nada… Logramos comprar nuestras playeras y pasamos a recoger el kit, ahí fue muy rápido, te formaba en la fila de la talla que querías y te entregaban tu mochila con todos los artículos: chaleco, calcetines y otras chucherías.

Ya solo faltaba esperar las 5:30am del domingo. Me fui a dormir s las 9 del sábado y me desperté a la 1am, a las 3 y ya a las 5:30.

Me levante, fui a darme un baño rápido y comencé a vestirme y hacer todo el ritual de amarrar los tenis, untar la vaselina o crema y a peinarse. Terminando el ritual Cinthya, mi mamá, papá y Dulce ya andaban cada quien haciendo lo que tenía que hacer. Como abejitas en una colmena. Nos subimos al carro y Dulce emprendió el camino al parque industrial lagunero en Gómez, cruzando el río. Había bastantes carros por la Diagonal Reforma para ser Domingo a las 6:00 de la mañana, muchos carros llenos de gente con ropa deportiva y cara de susto, enfoque o alguna combinación de eso.

Llegando a la salida comencé a estirar un poco y platicar. Ya estaba listo para lo que sabía que sucedería (entrar en modo supervivencia). Gratamente me encontre a Laurita calentando, una muy querida amiga del Tec, más bien de Grupo Kuira.

Nos despedimos porque ya tenía que ir a formarme, una beso a Cinthya y abrazos a mi mamá, papá y hermanita. Camine a la multitud, había unos guardias cuidando que todos los que entraríamos al área de salida portaramos números de corredor. Estaba en un mar de gente, muchos caminaban pero yo no sabía a donde, había filas de 30 personas en cada baño y de pronto todos comenzaron a moverse en una dirección mientras se escuchaba el himno nacional mexicano un chavo con máscara de luchador grita el nombre su amiga con todas sus fuerzas y la busca con la vista, ella contesta pero no se distingue de donde viene su grito. Ya todos inmóviles esperando alguna indicación y de pronto se escucha una cuenta regresiva 4, 3, 2, 1 comienza el Maratón LALA. Supongo que los del frente del pelotón arrancaron corriendo de forma muy emotiva, a los demás nos toca caminar poco a poco rumbo a la línea de salida, eso me da tiempo de preparar mi reloj. Tres o cuatro minutos de caminata y ya por fin me toca cruzar la salida y siento ganas de llorar, hay mucha gente gritando, apoyando, tomando fotos, flashes por todas partes y selfies para todos. Trato de ir despacio pero el río de gente me lleva más o menos a 6 minutos por kilómetro pronto se comienza a abrir espacio y bajo a 7 al menos durante el primer kilómetro. Vamos todos rumbo a Lerdo, cada metro del recorrido hay gente apoyando. Señoras, niños y familias enteras. Algunos esperan a sus conocidos otros solo apoyan al que se deje. Entrando a las calles de lerdo ya es más tarde y hay mucha más gente. Trato de gritarle gracias a todos. Me da mucho gusto ver tantos laguneros unidos en un solo objetivo. Para este momento llevo como 7 kilómetros y ya me duelen las rodillas pero puedo moverlas así que no hay problema.

Ya casi al llegar al avión de Francisco Sarabia me doy cuenta que una corredora lleva un rato corriendo adelante de mi más o menos al mismo ritmo, checo el reloj; 6:30 min por kilómetro. Pienso que es un buen ritmo y trato de emparejarme con ella pero en cuanto me alineo pega dos o tres patadas para adelantarse, entiendo y me quedo atrás, saluda ella a sus conocidos y al dar la vuelta para regresar a Gómez y la pierdo de vista. Voy por el boulevard Miguel Alemán otra vez, sigue mucha gente acordonando las calles, son tantos que no se notan los contextos sociales. Ya casi llegando a la torre Ifel 🗼 está apoyando mucha gente, un señor y su hijo bajan rápido de una bicicleta y le dan agua a su corredora, otros niños de otra bici nos dan agua a los demás.

Ya veo el monumento a la toma de Torreón que desde Gómez atinaron cañonazos al banco y casino del centro de Torreón, allí comienza uno a cruzar el Puente plateado sobre el padre Nazas (nuestro río seco). Ahí en mero puente hay gente trepada tomando fotos y apoyando. Ya casi saliendo del puente veo una fotógrafa y trato de acercarme para salir chido otra chava piensa lo mismo me anda tapando y de pronto escucho gritos desenfrenados “ahí va! Uriel! Venga! Tu puedes!” quien más puede ser? No los esperaba ahí, casi automático levanto las manos y les sonrio con toda la ilusión del mundo y los escucho reír porque no me vieron venir. Sigo sin detenerme y damos vuelta para Constitución. Sigo concentrado en dar pasos bien centrados, parece que así no me duele. Escucho que alguien atrás de mi viene platicando muy fresca, y cada vez se escucha más cerca. La voz es muy familiar y casi estoy seguro que es Laurita, y si era Laurita “vas con muy buen paso Laurita” le digo,ella contesta y sigue adelante. Pasando prolongación Colón escucho gritos de nuevo, “ahí viene ya!” es Dulce, veo a Cinthya muy feliz de verme, mi mama sale del carro y yo me voy acercando a ellas, le doy la mano a Cinthya y a mi mamá, me sigo adelante y regreso a la sombra. Que loquillos, unos 5 kilómetros más adelante ya me comienza a doler más las rodillas, ahora si me duele flexionarlas. Damos vuelta y tomamos Independencia. Aquí ya no hay sombra y el sol está sabroso, eso no me apura, ojalá ese fuera mi problema. El dolor más el cansancio comienzan a doblar mi voluntad… Quiero detenerme, y solo me resisto unos cuantos metros, caminando no duele nada, solo el orgullo. Me detengo y estiro, doblando las rodillas siento que se me van a romper, pero se que no será así. Sigo adelante, o al menos intento. Todo el independencia camine como un kilómetro, estire como 4 veces y de pronto ya podía correr de nuevo, pasé por la plaza mayor y le dimos hasta la plaza de armas. Por ahí en la plaza de armas me grito un compañero de la universidad “vamos Homie!” era el gemelo malo. De ahí hasta el bosque fue un tramo duro, en el centro no hay tanta gente apoyando y pesa bastante, algúnos se iban quejando de que no había agua en ese tramo pero la verdad es que no era tan largo, solo que parecía más largo sin las porras cada metro. Ya casi llegando al bosque son 30 kilómetros, que chido ya solo 12 kilómetros y llegas. Y en esos doce kilómetros pase más dolor, tristeza, sufrimiento que en los primeros 30. Mis pies no estan acostumbrados a tanto golpe contra el asfalto, los metatarsos de los meñiques del pie los siento como si se fueran a partir en algún paso. Así que caminé, otra vez. Camine más, por todo Torreón Jardín. Acá ya había porras, muchos perros bonitos aprovechando las calles cerradas. Llegando al campestre la Rosita comenzaron a salir muchos carrito de golf de todo tipo, normales, con música y uno con rines de aluminio. Aquí se nota la opulencia, pero igual salen a apoyar y otra vez siento emoción por ver como no importa por donde pasas, todos son laguneros y les gusta animarte a seguir adelante. Un señor se la está cotorreando echándole agua a los corredores con la manguera de su casa. Se ríe el muy cabron, pero sentimos rico y hasta le agradecemos. Ya más adelante siento que me van a reventar los pies, pasando la porra del colegio alemán me tiro en una banqueta. Ahí tirado veo a un niño dar la vuelta y me dice “vamos ya te falta poco” quiero contestarle pero no puedo mientras me pongo de pie, para agradecerle le toco el hombro y medio digo “gracias” y el me contesta con más ánimos y unas palmadas en la espalda, su cara feliz me hace recordar que más adelante voy a estar feliz, sigo adelante y corro porque ya quiero llegar a donde le dije a Cinthya que me esperara. Llegando a paseo la Rosita esta Cinthya! Como 800 metros antes de lo que yo esperaba, se me salen las lágrimas. Desde hace una hora sabia lo que le iba decir cuando me preguntara que como venía. “La putiza de mi vida” esa fue la respuesta. Le dije que ya no podía correr, era verdad. Tenía que parar de vez en cuando y luego ya podía seguir. Ella me dice mira ahí está Dulce, mi hermanita me grita con muchas ganas y yo le quiero gritar también y agradecerle que se esperó hasta verme para luego ir al trabajo. No pude gritarle, solo dejé caer lagrimas de gusto. Más adelante Cinthya me dice que del lado izquierdo esta mi papa y del otro lado mi mamá. Los veo, escucho sus voces y trato de sonreír y hacer señas cuando menos.

Cinthya me acompaña el resto del camino y va apoyando a todos, quisiera poder ir más rápido para que no le de tanto el sol. Por ahí veo de nuevo a la corredora que me marcaba el paso al principio de la carrera y a todos los que íbamos sufriendo juntos desde el kilómetro 25 en adelante, el pelotón de los mártires. Ya solo faltan dos kilómetros y de repente ya llegamos al bosque, solo hay que darle la vuelta, es odioso saber cuanto falta. En la recta final Cinthya busca por donde salir y yo sigo adelante ya sin pensar mucho, solo veo la meta. no quiero cerrar fuerte, quiero llegar nada más. Llegué. No lo hice solo, me cargaron mis padres, mi hermana y mi Viki. Gracias. Gracias a todos los que estuvieron todo el domingo animando a los que sabíamos que no estavamos listos pero fuimos de todas formas. Gracias por esa experiencia de vivir La fiesta Lagunera. Vencieron al decierto cultivaron el espíritu. Es la tierra de los grandes esfuerzos y eso es lo que fuimos todos a hacer. Más de 5600 personas dejando todo su corazón y sudor, porque esa tierra es lo que pide. Dale lágrimas, dale sangre y dale sudor. A cambio te regala fuerza de espíritu.

Autor: UAFS

Climbing, Trail running machine.

Un comentario en “Maratón LALA 2018 reporte de carrera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s