Como entrenar a tu Rocco parte 3: Ahuyentando al transporte escolar

Todas las mañanas, de Lunes a Viernes a las 6:30 A.M. llega el primer enemigo… un gran monstruo blanco con rayas azules y amarillas, Rocco siempre está atento para hacer todo lo que está en su poder para ahuyentarlo. Primero se escucha el rugido del monstruo cuando se estaciona frente a la casa del vecino con su hocico frente a la nuestra; entonces Rocco despierta y se pone de pié y se para justo en medio de la cochera, el monstruo grita! “Piiiiip-Piiiiiiip” Rocco enfurecido comienza a ladrar con todas sus fuerzas y el monstruo pareciera que ni se da cuenta, entonces Rocco intenta asustarlo corriendo hacía el portón de la cochera y saltando contra el para hacer mucho ruido y aparentar que quiere atacar al monstruo. Entonces, el monstruo se come a la hija del vecino por un costado de su panza y se aleja. Rocco lo sigue, ladrando y saltando para que ni se le ocurra volver… ya que logró ahuyentarlo, se queda tranquilo y feliz de que una vez más logró espantar a esa bestia que todos los días se come a la hija del vecino. A las 7:30 A.M. todos sabemos lo que va pasar… el otro monstruo está por llegar, este tiene la piel color amarillo con rallas negras y viene por la hija del vecino de enfrente. Rocco aplica las mismas técnicas infalibles para espantarlo. Al practicar dos veces al día, cinco días a la semana Rocco es un experto en ahuyentar a los “monstruos come niños”.

Desde hace ya más de tres semanas, se nos ocurrió ayudar a Rocco con los monstruos. Ya sabemos a que hora atacan, entonces preparamos premios de pollo cocido para Rocco y esperamos pacientemente. Al escuchar los rugidos hay que salir rápido y pedirle a Rocco que se siente y en cuanto hace caso le pagamos con un trozo pequeño de pollo; pronto se escucha el grito del monstruo (Piiiip-piiiip), si Rocco se queda quieto sin hacer nada le pagamos con pollo. si no se aguanta y sale corriendo a ladrar, vamos por el y tratamos de distraerlo. En cuanto vemos el menor indicio de que se está aguantando las ganas de ladrar, le pagamos un trozo de pollo.

En un par de semanas Rocco ha aprendido que para ahuyentar a esos monstruos, con el miedo que nos tienen basta…

La próxima batalla será contra los jinetes con casco y sus monstruos de dos ruedas que llegan todas las noches en horas aleatorias y atacan casas al azar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s