Zona Extrema-Guillermo Costecho (5.9?)

El jueves 19 de julio (ayer), mi esposa Cinthya me preguntó si quería ir a escalar saliendo del trabajo. Obviamente… puse cara de perro contento. Llegando a la Huasteca nos dirigimos directo a la Zona Extrema porque ahí hay unas rutas largas y yo quería trabajar en mi resistencia. Elegí dos rutas fáciles dos 5.9 y tentativamente subiría otra ruta más dificilita. La primera ruta salió bien y rápido. Para la segunda nos fuimos a la pared principal, la chida, donde aprendí a escalar y donde todas las rutas eran 5.8 si se me ocurría preguntar el grado hace uno 5 años. Es una grieta muy padre, en algunas secciones la piedra es parecida al mármol y no regala mucha fricción otras partes si dan fricción pero son totalmente planas casi sin ninguna debilidad o defecto que utilizar para agarrarse. Eso te deja con la grieta como única opción. Para enclipar la primera placa tienes que subir a un escalón alto, meter la mano en la grieta y cerrar la mano para formar un puño y este se queda bien atorado ahí dentro, con eso ya no te caes y puedes alcanzar la protección. Las primeras 4 placas tienes que hacer movimientos similares pero ya sin utilizar el puño, ahí lo que se tiene que hacer es meter la mano hasta los nudillos, juntar los dedos y girar un poco la mano para que los dedos se atoren la grieta. Para los pies vas encontrando algunos salientes de la pared en el filo de la grieta y otros en la pared de la derecha que tiene algunos huecos y regletas pequeñas. Ya para ese punto yo estaba pensando que la ruta no es de grado 5.9, ni de chiste. Me duelen los pies, me puse unas gatas (zapatos de escalar) que normalmente no uso porque me aprietan un poco. El pie izquierdo es el que más me molesta, los brazos ya los siento llenos de ácido láctico… Eso se calma rápido tomando descansos donde se puede. “Esta ruta no era tan difícil… O yo escalaba mejor?” Ya mi dedo pulgar está totalmente entumecido, duele aunque no lo use para pisar y cuando lo uso no logro sentir si ya está apoyado o no, así que me aseguro de que estoy pisando observando la posición del pie cuidadosamente. Comienzo a esforzarme para no pensar en el dolor, ya pasé la parte más dificil, no importa si las placas nuevas que pusieron están todas 15 o 20 centímetros más a la izquierda y más arriba, es la misma ruta solo tengo que aguantar. yo quería una ruta larga y estoy practicando aspectos importantes, resistencia (al cansancio y al dolor) “Tommy Caldwell aguantó dos noches colgado en Línea de Eleganza en Fitz Roy y sin sleeping bag, yo puedo aguantar un poco de dolor”. Me concentré en los movimientos que tenía que hacer para subir un poco, cada que subía un poco encontraba mejores agarres, hasta que llegue la reunión (el final de la ruta). Me quité el zapato izquierdo y sentí como regresaba la sangre a mi pulgar… Fue un buen entrenamiento y esa ruta no es un 5.9 😑

Un día normal

En un día normal nos preparamos para acampar, tratando de anticipar nuestras necesidades más básicas y también las de Megan y Rocco (nuestros perros). Salimos rumbo al destino que se nos antoja. En este día normal vamos a acampar en la huasteca, cerca de la Zona Extrema. Al llegar la noche sacamos nuestras lámparas y comenzamos a montar el campamento. Tenemos que amarrar a Rocco y a Megan porque Rocco es nuevo con nosotros y muy aventurero (Megan lo sigue a todas partes). Hay problemas a la hora de comer de los chuchos porque a Rocco le gusta proteger su comida a costa de todo. La noche no es nada fácil. Al estar cerca de la carretera descubrimos que por las noches hay bastante tráfico en la Huasteca. También hay perritos que acostumbran buscar comida; Rocco y Megan se ponen a cuidarnos con muchos ladridos. Los problemas siempre siguen su curso tan imparable como el agua y sólo tenemos que buscar las soluciones. Por la mañana Megan y Rocco despertaron muy tranquilos. Comenzaba a clarear el día a las 6 de la mañana y comenzamos a salir de las garras de los sleeping bags. Nos preparamos algo de comida y el resto de la mañana nos pusimos a escalar muchas rutas fáciles. Solo es un día normal con mi esposa y mis perros.