Maratón LALA

Hay un sentimiento extraño que llega solo cuando compites en alguna prueba deportiva, un partido importante, una pelea o una situación donde estas cerca de perderlo todo.

A mi parecer, es una combinación de miedo, emoción y control total. Todo parece ir más lento, el mundo parece estar en sincronía, observas lo que sucede y puedes ver lo que sucede a tu alrededor como si se tratara de una película. Todos los pensamientos se enfocan a tus movimientos.

Una carrera de distancia es similar, con la inmensa diferencia que hace tener que seguir concentrado a pesar de todo lo que sucede a tu alrededor y a pesar de todo lo que pasa por tu mente y a pesar de todas las partes de tu cuerpo que pueden llegar a doler con cada kilómetro.

Correr con 5,000 personas más es algo especial, correr con cinco mil personas durante horas te ayuda a ver cómo cada persona tiene una solución al mismo problema, el de recorrer la distancia completa.

El maratón LALA es el segundo más concurrido en México, se dice que es el más importante del país. Es el maratón más rápido de América latina. La primera edición fue en el año 1989, es el único maratón que cruza por dos estados. Es en Gomez Palacio, es en Lerdo, es en Torreón. Pero más que pertenecer a algún lugar, pertenece a los más de 50,000 laguneros que van a apoyar a los corredores, a sus amigos, a sus familiares y a los extranjeros.

De niño fuimos a ver a los corredores, mi papá decía que estaba corriendo un tarahumara en chanclas. Yo no sabía que era un Tarahumara pero vi pasar a un hombre moreno de cabello lacio y con ropa extraña y era el único que iba descalzo con unas chanclas en las manos, supe que ese era. Ese ha sido mi único recuerdo de maratón LALA por muchos años. Mañana voy a conseguir uno nuevo.

No me siento listo, no entrené como debía. Solo me emociona correr en mi tierra, con mis paisanos y con mi familia.

Gracias Viki por compartir estos momentos conmigo y acompañarme a cumplir mis deseos de niño.

21km Carrera Tarahumara 2018

Hace 5 años en 2013 me inscribí a la versión 5k de esta carrera. Entonces, yo no corría ni entrenaba. Pensaba que las distancias mayores a 1600 metros no eran para mí. De verdad lo creía con mucha convicción… Muchas cosas an pasado y mis creencias an cambiado. Hoy corrí la versión de 21 kilómetros por segunda vez en mi vida. En 2017 llegué a la carrera sin saber como administrar mi energía corrí muy bien los primeros 5 kilómetros y luego me desinfle por completo.

Este año aún y que no me he preparado a conciencia llegue con más experiencia y un mejor plan. Ese plan era correr los primeros 10 kilómetros en una hora y después acelerar poco a poco hasta completar la segundaitad.

En la ejecución del plan las cosas salieron mayormente bien:

En los primeros cinco kilómetros Cinthya y yo arrancamos casi al final de la manada. Íbamos tranquilos a un paso constante de 7:30min/km el primer kilómetro, pasamos a 7:00min/km los siguientes dos y los kilómetros 4 y 5 los corrimos a 6:45.

La siguiente etapa era completar los siguientes 5 kilómetros a un paso cómodo para mí y que según yo, era ligeramente abajo de 6:00min/km y así fue.. 5 kilómetros a un ritmo por debajo de 6min/km.

La tercera y última etapa era liberarme poco a poco para hacer cada kilómetro más rápido que el anterior hasta que mi corazón llegara a latir cerca de los 188 latidos por minuto y de ahí en adelante mantener el ritmo. Todo iba saliendo muy bien, cada kilómetro soltaba un poco más las piernas y yo seguía sintiéndome bien oxigenado y podía respirar tranquilo. En el kilómetro 14 iba a ritmo de 4:52 min/km. Sintiendome super bien, ya mi corazón iba latiendo a 184 latidos por minuto y sabía que eso es más o menos lo máximo que puedo mantener hasta el final y ahí fue donde llego una etapa improvisada…

La última etapa de la carrera que no había planeado era una de supervivencia. Al ver que mi corazón ya estaba latiendo en el rango que yo quería decidí terminar la carrera a ritmo de 5min/km. Lamentablemente, las piernas cedieron a la fatiga. No he fortalecido mis cuádriceps y se cansaron antes de lo que yo creía… Mis rodillas comenzaron a dolerme muchísimo. Del kilómetro 15 en adelante cada vez iba más despacio, hasta llegar a ritmo de 6:32min/km en el kilómetro 20… Ese 20 fue el más doloroso y el 21 fue el más triste porque ya no pude cerrar fuerte, solo aguante el dolor y llegué trotando.

Al final me gusto la carrera y disfrute cada etapa… Me di cuenta que mi flojera de no fortalecer me costó más de 5 minutos en mi tiempo… Pero llegué muy fresco, eso me dice que tengo un buen motor (el corazón) y le puedo llevar oxígeno con mucha eficiencia a los músculos.

El tiempo de chip: 2 horas 5 minutos y 4 segundos

En la actividad de strava salió:

Mejor 5k: 24:55

Mejor 10k: 52:24

Y mejor medio maratón: 2:04:26

Ver actividad en este link de aquí.

Corriendo al trabajo

Desde que somos pequeños muchos hemos tenido que realizar un traslado diario, de la casa a la escuela, de la escuela a la casa o al trabajo. El año pasado leí una publicación acerca de unas personas que realizaban su traslado al trabajo corriendo, dos veces por semana (aquí pueden encontrar ese artículo). Desde ese día me dieron ganas de intentarlo…

Me puse a buscar la ruta en Google maps. La ruta más corta que encontré es de 17 km. Yo tracé otra ruta en por donde he visto que hay banquetas y parques por donde puedo correr con seguridad. Esa ruta incluye unos 8 kilómetros del parque Río La Silla. La semana pasada decidí que lo haría ya sin postergarlo más. Sabía por dónde irme y ya solo me faltaba hacerlo. El jueves me llevé un cambio de ropa extra al trabajo para dejarlo ahí junto con mis zapatos que tengo siempre en mi cajónera. El jueves en la noche le di una revisión rápida a la ruta (parecía que la ruta que elegí era de 20 kilómetros) no me importo solo revisé el pronóstico del clima y preparé mi ropa para la aventura. El plan era despertar a las 4am para salir a las 4:30am de la casa, en caso de que fueran 20 kilómetros tendría un colchón de 1 hora para perderme, caminar un poco y cruzar con cuidado las calles. Me dormí a las 22:00 hrs.

Me desperté a las 3 am y decidí esperar el sonido del despertador. Se me pasó y volví a despertar hasta las 4:30. Me desanime y en eso despertó Cinthya y me preguntó si ya me iba. Le contesté que ya no lo haría porque se me hizo tarde, ella me dijo que si alcanzaba. Y… en realidad si, todavía tenía 3 horas y eso era más tiempo del que he necesitado para correr 20k. Me anime y comencé a alistarme. Reloj con pila completa, celular con pila completa, chaleco de hidratación, dinero en efectivo, cartera y el gafete del trabajo. Me despedí de Viki, me freno para tomarme una foto y sali a las 5:15 de la casa. Preparé el reloj para registrar la carrera y en cuanto hizo sus pillidos para avisar que estaba listo para arrancar, presione el botón y comenzamos a trotar.

El primer objetivo era llegar al río La Silla, a dos kilómetros de mi casa entre al camino de concreto que pusieron en el río. Los primeros 5 kilómetros esta obscuro porque el alumbrado público no funciona, después encuentras unas secciones que si están alumbradas, de vez en cuando reviso Google maps en mi celular porque tengo que ver donde me voy a salir del ríos, solo se que debe ser después de pasar el estadio de los rayados. También aprovecho para decirle a Viki donde voy y que sepa que estoy bien. Durante todo el río no me encontre a nadie, andaba yo solo por ahí escuchando aves, insectos y el correr del agua. Llego el momento de salir del río, casi 10k exactos, me puse a validar y verificar que estaba en la calle correcta y me tomé mi tiempo, no importaba perder unos minutos. Seguí adelante ya por la calle que conozco y esta fue la parte más cansada, tenía que ir concentrado cuidándome de los carros cuando me encontraba una banqueta bloqueada y tenia que usar la carretera. Ya comenzaba a haber más tráfico por las escuelas que hay por esa zona. Llegué hasta el boulevard Revolución y ahí mandé otro mensaje a Viki, seguí hasta tomar boulevard Acapulco donde hay una pendiente muy buena y rápido llegas a Blvd. Lázaro cárdenas, ya de ahí considere subir hasta Calzada fundadores pero mejor no porque eso me tomaría más tiempo, seguí adelante. Vi un perrito lastimado pero ya su dueña lo estaba atendiendo. Más adelante me encontré otro perro y nos saludamos, me acompaño unos metros y regresó con su dueña. Seguí adelante ya este tramo era puro trámite… A 100 metros de mi trabajo me encontré a mi compañero Cesar y caminamos platicando hasta llegar y ahí detuve el reloj: 21.3km en 2 horas 27 minutos 39 segundos. Faltaban 15 minutos para las 8. Me dio tiempo de pasar al baño, quitarme el sudor con toallitas húmedas, peinarme y salir como si me hubiera bajado del carro.

Actividad: Garmin Connect

Día 50 Dieta baja en Carbohidratos

La vida es más fácil ahora que ya tenemos un hábito de comer en casa y preparar todos los días al menos dos de nuestros tres alimentos diarios.

Al día 13 de noviembre de 2017, en comparación con cuando comenzamos el programa los cambios son los siguientes :

  • Peso: de 74.1kg a 65.1kg
  • Grasa corporal de 22% a 15%
  • Grasa total de 16.4kg a 9.2kg
  • Masa muscular de 57.7kg a 56.5kg
  • Bíceps de 30cm a 29cm
  • Pecho de 95cm a 89cm
  • Cintura de 88cm a 77cm
  • Cintura baja de 89cm a 82cm
  • Cadera de 99cm a 90cm
  • Pierna de 57cm a 53cm

Ese fue el cambio en 50 días de seguir el programa de salud. Todavía me falta un poquito para alcanzar el objetivo de 10%-15% de grasa corporal.

El cambio se ve algo así como la foto de abajo ☟. Aún que no tome foto al comienzo del programa tenía esa de principios de año.

Y que como? Cosas así :

50kmCañon de Mariposas 2017 reporte de carrera

Otro año en Rinconada, Nuevo León. Cinthya, Sra Silvia, Champs y yo llegamos 6:30 al estacionamiento. Sacamos nuestras cosas para la carrera, tomamos algunas fotos y nos fuimos rumbo a la salida. Comenzó la carrera y arrancamos Cinthya y yo juntos a un ritmo de 7:30min/km así fuimos platicando y recordando como el año pasado habíamos sufrido tanto el inicio de la carrera, este año los dos íbamos muy bien. Nos fuimos con Martín un tramo, con Ily otro tramito, vimos a Oscar y otros compañeros del equipo Kamargs. Llegamos al primer abasto sin contratiempos, tomamos agua y algo de fruta para continuar rumbo al abasto dos buscando un ritmo de 7:00min/km. Aún podíamos platicar y reír sin problemas. Llegando al segundo abasto este año no nos alcanzaron los corredores del 21k 😁. De aquí avanzamos un poco y Cinthya me dijo que ella iría más despacio, nos dimos un beso y nos deseamos suerte. Yo corrí rumbo al primer ascenso escarpado y en single-track así que no se podía rebasar. Aguante el pasito hasta que llegamos al plano y se abrió espacio para rebasar y salí disparado hasta el siguiente ascenso en single-track. Otra vez aguante y al abrirse el camino aproveche la bajada que ya me sabía de memoria para tomar vuelo y subir rápido el siguiente ascenso fuerte. De ahí en adelante trate de guardarme un poco para el último ascenso rumbo al camino empedrado. Me encontré mucha gente y no sé podía rebasar pero lo tomé con calma. Llegando al abasto tres me encontré con Paty una muy buena amiga que no me reconocía Jajaja (con eso de mi cambio de look a cabello corto y los kilos de Cachetes que me faltan). Tome agua de la camel para bajarle al peso antes de subir a las antenas. Subí a buen ritmo aunque no al más rápido que podía, me quería guardar para la segunda parte de la carrera. En años anteriores sufrí dolor en las rodillas al comenzar la ruta del loop del paso del caballero. Llegando a la cima de las antenas estaban ahí Oscar y Martín tirando barra y cotorreando, me les uní. Unos minutos más tarde comenzamos a bajar y unos 100m después encontramos a Cinthya que ya venía llegando a las antenas y nos dimos ánimos rapidito para continuar el camino. Me fui pegado a Oscar en la bajada rumbo a la estación. Bajamos tranquilo a buen pasito… ya casi llegando a las torres sentí ese cosquilleo en la rodilla izquierda que me es muy familiar, el que antecede al dolor que me frena en seco. Continue atrás de Oscar por los zigzag de la bajada de las torres a la estación donde estaba el abasto 5. Llegando al abasto 5 encontramos a Jorge y a Javier. Comenzamos a platicar, comer y rellenar nuestra agua para el trayecto que seguía donde no habría agua y el sol estaba fuerte, muy diferente a los otros años. Mientras yo estiraba y daba masaje a mis rodillas tratando de convencerlas de que no me dolieran este año, cuando menos no tanto… En eso llego Cinthya entre risas y sonrisas. Nos abrazamos, yo estaba muy contento de verla porque tal vez podríamos correr juntos y decidí esperarla. Mientras ella se preparaba yo seguí estirando y en eso llegó Sheryl nos saludó y nos dió ánimos. Yo seguía con miedo porque a 20 metros estaba la prueba perfecta para saber si podría correr o no el resto de la carrera. Cinthya me dijo que estaba lista y comenzamos a correr rumbo a la bajada más fea del mundo mundial… Posamos para las fotos y donde comenzamos la bajada técnica me llegaron las punzadas de dolor y le confesé a Cinthya que ya no podía correr. Sentí impotencia, tristeza, desesperación y mucha desilusión que se tradujo en una cuantas lágrimas amargas que Cinthya trató de aliviar. Continuamos caminando despacio, cruzamos los puentes y llegamos a la grava donde pude trotar un poco, y Cinthya me dijo que ella iría más despacio, yo estaba aún evaluando si podría correr en lo plano y al llegar al guardaganado supe que no, tampoco en plano. Ahí espere a Cinthya para decirle que tomáramos agua porque hacía mucho calor. Nos quedamos un minuto a la sombra, tomamos agua y seguimos. Cinthya pensó que yo seguiría corriendo pero no pude, caminamos hasta Puerto gallina 🐔 tomamos un vaso de agua cada quien. ya tenían muchos garrafones vacíos, parecía que la gente no había cargado suficiente agua a pesar de que se les había dicho en el abasto 5, todo mundo pedía más agua. Nosotros seguimos adelante y al ser descenso pude “correr” con una pata de palo… Mi pierna derecha iba haciendo todo el trabajo me dolían algunos movimientos y jadeaba un poco conteniendo lágrimas. Llegamos hasta la subida al paso del caballero trotando y subimos lo más rápido que pudimos caminando. Ahí unos niños nos pusieron la pulsera blanca que demostraba que llegamos hasta allá antes del tiempo de corte. Seguimos y la subida que siguió acabó con mis ganas de terminar la carrera… Iba imaginando como sería decir “voy a abandonar” no me podía imaginar como sonarian esas palabras. Seguimos hasta la casa que está entre dos cañadas y encontramos algo de sombra donde le dije a Cinthya que tal vez sería bueno enfriarnos un poco e hidratarnos bien porque de ahí en adelante solo había 4 kilómetros de desierto. Yo me tomé toda mi agua y me tocó ir por delante, solo aguante un kilómetro, después seguí a Cinthya hasta llegar de nuevo al puerto. Ahora si ya no tenían agua más que para emergencias. Cinthya todavía tenía agua y su botellita de powerade. Comenzamos a bajar, yo muy despacio y Cinthya más rápido y entonces me dijo que seguiría ella a su paso, me dio mucho gusto y le dije que se fuera, nos despedimos (no la volví a ver hasta llegar a la meta) hice el plan de llegar hasta el árbol del arroyo y descansar 5 minutos y así lo ejecuté. Descanse y me olvide de abandonar, me puse la venda de nuevo, esta vez con un rollito que hiciera presión donde me dolía, me hizo sentir que estaba haciendo algo por mi y me levanto el ánimo, comencé a correr arroyo abajo y no me detuve hasta que encontré a Ily casi al llegar a los puentes, llegamos juntos a la pendiente debajo del abasto 5 y yo estaba que me cargaba la ch…. El payaso. Comencé el doloroso asenso de tan solo 30 metros paso a paso sin detenerme, sollozando un poco, al final estaban Pepe Vázquez y su hija echando porras, te hacen olvidar todo y hasta les sonríes en agradecimiento. Llegué al punto de control y me dieron mi última pulcera. Solo tomé agua y me comí el gel que llevaba. Les di las gracias a los voluntarios y salí corriendo por el llano de la estación de bombeo que es bastante plano, seguí corriendo hasta llegar al primer cruce de carretera, ahí el camino requería más agilidad y ya solo me dedique a caminar. Más adelante me di cuenta que podía caminar más rápido si marchaba. Y marche los 3 kilómetros que restaban hasta la carretera de Rinconada. Al llegar a la carretera quise sacarme las piedras de los tenis pero no traía nada solo eran los hilos de los calcetines que me rasparon. Me puse de pie y corrí un poco, me rendí y camine. Luego corrí otra vez y esta vez aguante porque la gente comenzó a echarme porras, Cinthya salió de no se donde y me iba alentando a seguir y diciendome que iba muy bien. Me concentre en su voz y ya no sentí el dolor. Luego champs salió por el otro lado y también me dio palabras de aliento y ambos me encaminaron a la meta, no podía contener las lágrimas, todo me dolía, no gane nada, no mejore mi tiempo, de las tres veces que he corrido esta carrera hice mi peor tiempo, es la que más me ha costado trabajo, es la que más me ha dolido, es la que más me hizo llorar y es la que me puso más cerca de abandonar una carrera. Nunca la olvidaré… Ha sido la mejor. Gracias a doña Silvia, Cinthya, champs, al equipo Kamargs, a pepe y su familia, a los voluntarios y a los Hunzas que organizan este monstruo de carrera que ellos dedicaron a Ana Vanessa que en paz descanse.

\n

Día 42 dieta baja en carbohidratos

Todo va muy bien, sigo progresando a pesar de los tropiezos de fin de semana. La semana pasada logre cortar la parte alta del pico en el aumento de peso de sábado a domingo. Eso me permitió avanzar mejor entre semana. Este fin de semana aprovechando que no pudimos correr nos apegamos mejor a la dieta, el resultado fue que el pico de este fin fue el más pequeño desde que comenzamos la dieta.

Mi peso actual es de 65 kilogramos. Hace más de 7 años que no lograba bajar a ese peso… Paso a paso vamos logrando regresar a un estado saludable. Cada semana me voy sintiendo mejor, la ropa me queda super floja y mi ropa de antes me queda mucho mejor, como cuando la compre. Eso se siente bien, pero lo mejor es al momento de ir a correr y sentirme tan ligero que puedo volar a velocidades que antes me destrozaban las rodillas. Me siento bien, me veo bien y eso es todo lo que importa.

Cañon de Mariposas 2016

Bueno ya ha pasado algo de tiempo y no hice mi reporte cuando estaba fresco en mi mente. Cometí un error grave el día antes de la carrera. Tal vez por anciedad o no se porque lo hice pero le impedí a mi amiga Candy que tirara a la basura un sandwich que había comprado 4 días antes y que se quedó en el refrigerador de Champs. Lo tomé y me lo comí. La despertar en la a mañana lo primero que note fue maestra estomacal. Fuí al baño y al parecer el sandwich había causado estragos… Lo comprobé en el kilómetro 1.6 ya que me vi obligado a detenerme para sacar el resto del sandwich. De ahí en adelante me sentí mejor y corrí con Viki desde la salida hasta el abasto 2 y el principio del camino hacia el empedrado de las antenas. Fue buena idea porque ella se sentía mal durante todo ese trayecto, ya después pudo continuar.

Ya en el abasto 3 yo espere un poco, tome sopa y otras cosas. Al no ver a Viki continue mi camino rumbo a la cima de las antenas y me sentía bien. Llegué a la cima muy rápido y al comenzar a bajar me encontré con Viki ya casi llegando a la cima. Nos abrazamos y lloramos un poco, yo estaba muy sorprendido de verla tan cerca de mi. Seguí mi camino y llore un poco más mientras corría.

De bajada a la estación de bombeo decidí bajar despacio por miedo a que me dolieran mis rodillas como el año pasado, ya cuando bajaba por el sendero la camioneta con los Kamargs me echaba porras. Pensé que lo había logrado. Al llegar al abasto 5 me tomé mi tiempo comí muchas cositas y rellené mi botella de agua. Salude a Ramiro y otros amigos.

Saliendo del abasto 5 en la bajada rumbo a los puentes sentí algo detrás de la rodilla… Leve, pero un dolorsito muy familiar y me dió un poco de miedo. Al bajar comencé a trotar y entonces seguí sintiendo ese dolor que por ahora no era tan malo pero yo sabía que en las bajadas era donde de verdad dolía. Corrí muy bien hasta el puerto (hice mi mejor tiempo) , pero ya estaba algo resignado a la bajada que seguía. Comencé caminando y ya el dolor era fuerte, intenté trotar despacio pero me fue imposible, camine con dolor todas la bajadas y corría en lo plano y subidas, hasta llegar a la vereda del paso del caballero, subí muy despacio temiendo esa bajada… como la iba a sufrir. Al llegar a la cima nos dijeron que no haríamos el loop hasta el puerto si no que volveríamos por donde llegamos. Comencé a bajar sin tomar nada porque todavía traía mis geles y agua completa. Tomé un gel y unos tragos de agua para alistarme para el regreso. Y vi a Cinthya de nuevo, esta vez muy contenta. Verla me hizo dejar de pensar en abandonar.

Regresé al puerto como pude, mucha gente me pasaba, ayude a no perderse a un par de grupos pequeños y comencé a bajar del puerto rumbo al arroyo. Aquí fue donde más veces me detuve por la molestia ya en ambas rodillas. Tenía la esperanza de que llegando al arroyo la grava me ayudaría a correr esa pendiente menos agresiva.

En el arroyo me tomé un descanso de 10 minutos creo… Me tome toda mi agua para no cargarla en la mochila , me comí otro gel. Quería correr hasta los puentes y así lo hice. Antes de cruzar el último puente me encontré a Champs que yo me imaginaba que estaría en el pueblo para esas horas (no sabía que hora era ni cuanto tenía corriendo pero sabía que era tarde) Se veía con dolor y traía una rama de bastón. Me dijo que ya no podía, le ofrecí compañía y me pidió que yo siguiera adelante que el quería llegar al abasto (ya faltaba poco), le ofrecí un chocolate que yo traía para emergencias y me aceptó la mitad. Le dije mientras Caminamos que abandonara en el abasto y contestó que ese era su plan. Entonces yo seguí mi camino hasta el abasto, tomé agua y seguí mi camino rumbo al pueblo. Quería llegar rápido para regresarme a encontrar a Cinthya y acompañarla lo más que pudiera. Corrí lo más rápido que pude y el camino me parecía más largo que nunca. Al final llegué en 9 horas, media hora más que el año anterior. Regrese para encontrar a Cinthya y nos vimos justo cuando llegaba a la carretera, la acompañe hasta la meta y así terminó ella su primer ultra y para mí el tercero… Solo faltaba que llegara Champs, quien llegó minutos después del corte.